lunes, 3 de marzo de 2008

Luchar / Rendirse

Yendo siempre hacia delante, sin retirada posible, sin rendición. Apretando los dientes, notando el cráneo reberverar con el salvaje traqueteo de las ametralladoras pesadas MG08, cuyas salvas asesinas rasgan el aire alrededor. Saltando una trinchera abandonada, llena de cadáveres, mientras esquiva los fragmentos de metralla que llueven frente a él, lanzados por un proyectil de mortero. Ajustándose el casco, evitando el alambre de espino que pretende enredarse en sus embarradas botas. Apartándose de manera disciplinada cuando el temblor del suelo anuncia el paso de las 28 toneladas de un gigantesco Mark IV, arrasando todo lo que se encuentra a su paso. Sudando con un terror frío que atenaza sus sentidos, pensando constantemente en la posibilidad de un bombardeo. Agarrando con fuerza su rifle Lee-Enfield. Aproximándose a la siguiente trinchera, oyendo los gritos de la batalla cuerpo a cuerpo. Liberando la bayoneta del rifle, preparándose para atacar a los alemanes.

Muriendo... ¿como un héroe? ¿O como un cobarde? La muerte no distingue, no sabe de condecoraciones. No le importan las medallas de latón que cuelguen de tu uniforme, ni la experiencia de los combates anteriores. Cuando los proyectiles de cloro y fosgeno cubren el campo de batalla con su letal contenido, la muerte no distingue entre franceses, ingleses y alemanes. Todos se apagan como velas al viento, y esa noche la muerte se da un festín con la atrocidad de la guerra.


Sarg

Pero el fuego cruzado termina, y hay unas horas de descanso y de tregua. Y comprueba incrédulo que, una vez más, sigue vivo. El ruido metálico de las balas se ha instalado en su cerebro y se repite incesante. Hace varios días que ese maldito sonido apagado de los cuerpos al caer no le deja dormir. Así que decide rápido, sin entrar en raciocinios ni divagaciones morales, casi ajeno a sí mismo, como se hace todo en la guerra. Entre las tiendas de la base nadie hace caso a su figura ausente y a su cara enajenada, nadie parece ver sus botas estrellándose en la tierra seca, dejando atrás campamento y fuegos, y hasta el gastado subfusil. Monte arriba, lejos del camino, arrastrándose entre la maleza y sangrando dolor y odio y asco -sobre todo asco- escupe y blasfema para olvidar la cara de los alemanes. Y la de los franceses y los ingleses. Y la suya propia.

Abandonando… ¿como un cobarde? ¿O como un héroe? El cielo que huele a pólvora y sangre no distingue medallas. Se arranca las suyas, todas, y las entierra a mil metros, junto a los combates anteriores. Cuando llega el día está tan lejos que no puede ver ni oír los proyectiles, y se siente culpable y miserable por haberlos disparado algún día. Y libre. Desertor, pero libre. Y un paso más cerca de llegar hasta la paz.


Vir

8 comentarios:

David Martín dijo...

Soy de la opinión de que hay guerras que, por chungas que sean, merecen la pena ser luchadas. Y no estoy hablando en sentido figurado, hablo de guerras de las de verdad. Pero vamos, han sido como un 3% del total hasta la fecha (y creo que al escribir teníais en mente una que incluyo en el porcentaje)...

En cuanto a rendirse y desertar de las otras... Creo que a veces, aunque sería lo lógico, lo bueno, lo justo, lo correcto y todas esas cosas, se generan una serie de vínculos que es difícil romper. Sobre todo con el compañero que pelea a tu lado tan inconsciente como tú...

En cuanto a las otras guerras, las del día a día, siempre merecen la pena ser luchadas.

Y prefiero barro a polvo en la botas. Esto no viene al caso pero da lo mismo. XDDD.

¡Muy bueno de nuevo! ;)

Maria dijo...

Muriendo... ¿como un héroe? ¿O como un cobarde? La muerte no distingue, no sabe de condecoraciones. El problema es que las condecoraciones, la diferencia entre desertor, cobarde, asesino o heroe, se da a posteriori... en el momento de tomar la decision, estas tu solo con tu conciencia.

No se si hay guerras que deben ser luchadas como dice David. Hay Ideas, sueňos, por las que merece la pena morir, si. Pero matar?

Diria que no, que paz ante todo, pero me temo que es la solucion facil. Escarbando profundo en el tema siempre acabas encontrando el caso extemiiiiisimo en el que ya no esta tan claro. Y entonces, que haces? Que decision tomas?

Asi que este es uno de los temas en los que prefiero esconderme ;-). En principio, guerras no, violencia nunca. Pero se que hay ideas por las que yo moriria. Llegaria tambien a matar por ellas? O desertaria antes?

Discusiones (bizantinas) aparte, muy bueno :-). Jjejeje, esta vez tuve la primicia :-p.

Sarg Bjornson dijo...

Recuerdo que antes había ideas por las que yo moriría. ¿Ahora? Ya no lo tengo tan claro...

La guerra sobre la que se habla es la Primera Guerra Mundial. No tengo muy claro que fuese demasiado necesaria, la verdad... La Segunda, tal vez, pero la primera es más dudoso.

La única razón por la que hay guerras "necesarias" es porque somos primates... No somos más que simios con un modo de vida tribal y cuyo lenguaje evolucionó como ayuda a lanzarnos excrementos de un árbol a otro. ¿Qué íbamos a esperar?

Vir dijo...

Sarg, estabamos hablando de una guerra concreta?!?! Joder, avísame de estas cosas!! XDDD

No, je, coñas aparte...

David, discrepo absolutamente contigo: para mí una guerra es injusta siempre, me dan igual los motivos. Porque quien sale de verdad perjudicado en una guerra no son los soldaditos voluntarios, ni el tio que la planeó, ni los gobernantes, ni el dictador al que quieren quitar... los que sufren son los otros, los "daños colaterales". No sé si suena a "mundos de yupi" o qué, pero para mí eso no tiene justificación ninguna. Ni idea de estadistas, estrategias y señores de la guerra, pero es una de las (pocas) cosas que tengo totalmente claras. Ninguna guerra merece la pena. Por ningún motivo. Yo matar no lo justifico con nada.

Como dice Mery, hay cosas por las que vale la pena morir, pero no matar (que no quiere decir que en según que circustancias yo no matara a alguien!! XDD Pero que hasta en ese caso me parece mal!! XDD)

Y después de esta charla, lo de las guerras del día a día, ahí sí, tienes razón, esas hay que lucharlas todas!! Ahí sí que los desertores son unos cacas!! XDD

Gracias por los comentarios, chicos ;)

David Martín dijo...

Corrijo lo dicho entonces, Sarg. La Primera Guerra Mundial, efectivamente, no era una guerra que había que luchar. La Segunda sí, sin ninguna duda, la incluyo en el tres por ciento ése... De hecho creí que era la Segunda, me despistó la foto y no tener ni idea de las armas que se utilizaron en la contienda ;).

En cuanto a ti Vir: DISCREPO MÁS. XDDDD. Me encantaría debatir este tema tranquilamente con vosotros tres en un bar, mísmamente, pero bueno, voy a tratar de dar mi opinión y si suena borde que conste que no es mi intención, es por culpa de que Internet no coge los tonos de la gente...

Discrepo, Vir, porque en según qué guerras y en según que luchas, matar se convierte en algo por desgracia (sí, por desgracia) imprescindible. Y no ya por seguir vivo (más fácil sería hacerse matar entonces para ser fiel a las guerras) sino precisamente por eso que tu llamas daños colaterales, y que personalmente llamo de una forma más extensa y que bueno, sería bastante chungo relatar aquí más que nada porque es tétrico y quiero dormir esta noche sin pesadillas.

A lo que iba. Hay veces, Vir, que cuando no luchas (que implica tanto morir y matar en según qué circunstancias) de pronto cierta chica que va por la calle sufre las consecuencias, por ponerte un ejemplo. O todo un pueblo. O un mundo. O la Humanidad con mayúsculas, si me apuras.

Y si bien es cierto que la mayoría de las guerras las montan esos estadistas de los que hablas (véase Napoleón, ese hijo de puta cuyos soldaditos "voluntarios" pinto) y que sólo benefician a determinados poderes y determinadas cosas (véase África, la gran olvidada, el ejemplo que queráis, me da lo mismo) hay veces que no es así. Hay luchas que igual montan esos estadistas, y otras que no las monta nadie, y a veces se prepara porque era inevitable y nada pudo pararlas, pero en las que a veces hay que luchar, morir y matar por igual.

Y este comentario empieza a ser un coñazo, XDDD. Te voy a citar un par de ejemplos. Hablaba Sarg de la Segunda Guerra Mundial, que creí era lo que teníais en mente al escribir. Esa guerra HABÍA QUE GANARLA. Porque si no, ahora mismo, todos los que nos pasamos por Luz Oscura íbamos a estar pasándolas muy putas. Probablemente Luz Oscura tampoco existiría. E igual no existíamos ni nosotros. Esa guerra había que ganarla, sobraban los motivos, y para ello había que matar, hubo que matar muchísimo, y a menudo a algunos soldados totalmente inocentes que no tenían nada que ver con la contienda (aunque en este caso concreto pienso que la mayoría de los alemanes no eran inocentes, sino filonazis totalmente, por mucho que nos cuenten ahora sus historiadores revisionistas).

Otro ejemplo, más cercano por geografía e historia. Hubo un 7 de julio, en 1822, en que un capullo con pintas les dijo bajo cuerda a su panda de soldaditos "voluntarios" reaccionarios y soplapollas que se cepillaran al pueblo de Madrid y se cargaran el Trienio Liberal. Pues mira, ése día mataron mucho los madrileños y los otros. Mataron y murieron. Porque allí se defendían ciertas cosas que merecían la pena, independientemente de que luego este país se fuera a la mierda como siempre. Los madrileños lucharon como lucharon luego otros muchos, como lucharon porque debían hacerlo los republicanos españoles, que siguieron luchando hasta 1945, organizando esa famosa resistencia francesa que debía tener cuatro franceses, porque todos eran españoles que no podían sino seguir adelante (detrás se hacían matar, condenado a los que no podían luchar a lo que luego vino y no pudieron evitar).

Ejemplos como éste hay bastantes, y entran en el 3%. Y a esa gente que mató y murió en esas guerras y luchas les debemos mucho, Vir. Independientemente de lo moral que sea matar o no.

Pero mira, francamente. En según qué casos es más moral matar a según qué gentuza que dejarte matar sin hacer nada para evitarlo, sabiendo encima que a tu prójima la van a hacer cosas muy malas y a tus hijos ya ni te cuento. De nuevo por poner dos ejemplos no muy truculentos.

Otra cosa es otra cosa, en concreto el 97% de guerras en las que merece la pena desertar. En ésas, sería el primero en echarme al monte por mi cuenta y pasar del mundo. Pero en las otras... En las otras tú ibas al final a agradecerme que no me echase al monte. A mí igual en concreto no, vale XDDD, pero a los que tomasen la misma decisión sí. Tú y otra mucha gente. E igual hasta tú decidías pelear, pese a lo que ahora dices.

Joder, siento el tochazo, pero es que este tema que habéis sacado no me parece tan sencillo y me toca muy dentro. No me siento capaz de separar de forma tajante la línea entre el bien y el mal. Y que conste que no es una cuestión de mis frikadas de batallitas ni de mi ejército de enanos ni de que me guste leer algunos libros muy raros. Es que pienso así y punto.

Lo siento por el tostón. XD.

P.D.: repito, no iba con tono borde que conste, aunque pueda haber sonado así, pero es que este tema es peliagudo de güevos. Por eso hablaba de un cara a cara a lo ZP vs Mariano...XDDD

Sarg Bjornson dijo...

tl;dr

jejejeje

Si invitas a algo en el bar, trato hecho XD

Maria dijo...

;-), como yo soy bastante cobarde ayer no me atrevi a colgar esto. Perdon por el tocho...

Vir, yo creo que hay casos muy puntuales en los que ya te digo que no tengo tan claro que "luchar" sea malo.

Es decir, si, una guerra es cosa de estadistas, de jefes de estado. Quienes mas sufren son los de abajo, los daňos colaterales. Totalmente de acuerdo.

Empezar una guerra es imperdonable.

Pero defenderse lo es tambien?


Yo tb pensaba en la Segunda Guerra Mundial. Y si bien es cierto que toda guerra, toda muerte, sea de quien sea, es terrible...
... de haber sido ese mi tiempo, si hubiese sido una holandesa o francesa o inglesa cualquiera, si habria luchado por el bando aliado. Y quizas tal vez matado. Aunque me arrepintiese toda mi vida de cada muerte.

Porque como ha dicho David, y aunque una muerte nunca sustituya a otra, no hubiese podido soportar quedarme de brazos cruzados viendo la masacre. La Paz es un ideal, pero una Paz sin Libertad e Igualdad -para todos-, es una paz falsa, de carton piedra.


Lo que hace todo peligroso todo esto es que creo que ante la idea de envenenar a Hitler para evitar el Genocidio, pues parece mas sencillo todo, no? O la de pegarse a puňetazos contra un soldado nazi para que la familia judia que tienes escondida en el sotano, a la Ana Frank, pueda escapar. Vamos, creo que en ese caso hasta tu, Vir, habrias acabado tomado un camino +o- belicoso.


Pero lo estamos viendo desde la perspectiva que nos dan muchos aňos de historia, y desde la "calma" politica del 2008.

Es muy facil juzgar ahora quien deberia haber muerto y quien no, muy facil discutir si seriamos desertores, heroes o asesinos cada uno desde nuestro ordenador. Tenemos toda la informacion a nuestra disposicion, el problema moral se vuelve trivial.

Pero en el momento de coger un fusil, de diseñar un sistema informatico que machaque la inteligencia ajena, de escribir en el periodico de la resistencia... no tienes esa informacion imprescindible, no hay diferencia real entre "Revolucion" y "Guerra" en una batalla. Un muerto es un muerto.

Años despues... las etiquetas "revolucionario" y "resistencia" evocan libertad, ideales, heroismo. La palabra "soldado", cutredad, obediencia y estrechez de miras.

Es demasiado facil pensar que los cuatro seriamos revolucionarios luchando por la libertad pero nunca soldados en una guerra injusta. Lo simplifica todo demasiado.


Asi que la politica para vosotros, yo me quedo con mis ecuaciones, que son bastante mas sencillitas y no te dejan regustillo amargo en la conciencia al pensar en como resolverlas.

David Martín dijo...

Sarg, es cierto, me he pasadooooo XDDDD. Y sí, invito a algo en el bar que prefiráis, así que cuando queráis. ;)

Está claro que comparto tu opinión, María, así que nada más, ya has dicho lo que faltaba por decir ;). Eso sí, me ha gustado lo de las ecuaciones. La verdad es que sí deben ser "más sencillitas", aunque lo de las integrales nunca lo vi claro. XD.